A veces buscamos en nuestra cabeza qué nos puede haber ocurrido, hacemos un recorrido por los sucesos del día o incluso por nuestro pasado para saber por qué nos sentimos mal. Quizás estemos equivocándonos.

Fuente: www.codigonuevo.com

Es posible que en algunas ocasiones hayamos dado con el origen de nuestros malestares, pero también nos hemos visto encerrados en un laberinto que parece no tener respuesta: ¿por qué me siento mal si todo ha ido bien?, ¿por qué estoy triste sin motivos? Descubre estas tres partes de tu cuerpo que tienen mucho que ver con tu estado de ánimo según afirma la web de Psychology Today:

1. Microbioma

El término se refiere a todo lo que está ‘mal’ en tu cuerpo, es decir, las bacterias que tiene, los virus y otros muchos microbios que viven en el cuerpo por motivos buenos, forman un equilibrio necesario. Aún así, los expertos han descubierto que el microbioma intestinal afecta a tu estado de ánimo y ¿por qué? Porque se cree, como citan en la web, que «el microbioma intestinal contiene más células que todo el cuerpo humano».

Las bacterias del intestino se comunican con el cerebro y, en muchas ocasiones, han estado implicadas en afecciones como la ansiedad o la depresión. Es más, existe un estudio que ha demostrado que administrar probióticos a las personas (bacterias intestinales buenas) ayuda a reducir los síntomas del estrés y la ansiedad. Ahora bien ¿qué podemos hacer nosotros para mejorar nuestro microbioma intestinal? Comer alimentos ricos en fibra o fermentados, además debemos evitar alimentos con azúcares añadidos, «ya que pueden tener un efecto contrario».

2. Sistema inmunitario

Durante mucho tiempo el sistema inmunitario se tenía en cuenta solamente para hablar de infecciones. La función inmune tiene relación con muchas partes de nuestra salud: «la presión arterial, la diabetes e incluso la demencia se han relacionado con cambios en las células inmunes», explica el artículoLos cambios de humor o de estado de ánimo también forman parte de ellas. Nuestro sistema inmune es capaz de logra protegernos de la mayoría de los virus, bacterias y otros microbios que nos pueden causar dolencias o malestares físicos. «La inmunidad es excelente cuando funciona bien», dice, pero cuando está desequilibrada, nada va bien.

Como explican desde esta web, «ahora mismo hay varios estudios en marcha que analizan cuáles son los efectos que generan los medicamentos inmunes para mejorar el estado de ánimo». Pero nosotros también podemos mejorarlo llevando una dieta sana, realizando actividad física de intensidad moderada y practicando técnicas de reducción de estrés como la meditación. Esto hará que se refuerce nuestro sistema inmune y, por lo tanto, nuestro estado de ánimo.

3. Grasa

Un mayor peso está relacionado con varios problemas de salud. Aún así no es cualquier frase la que altera nuestro estado de ánimo. Más concretamente, «se refiere a la grasa abdominal. Este tipo de grasa está relacionada con un mayor riesgo de diabetes o enfermedades cardíacas», cuentan en Psychology Today. Asimismo esta grasa se ha relacionado con síntomas de ansiedad porque «la inflamación es un factor de riesgo importante para enfermedades mentales como la depresión».

Este punto tiene relación con el primero porque los microbios intestinales «influyen en el almacenamiento de grasa en nuestros cuerpos». Para mejorar, entonces, nuestro estado de ánimo a través de tratar nuestra grasa debemos «eliminar los carbohidratos y azúcares refinados, limitar el alcohol, mejorar el sueño» hasta siete u ocho horas y, cómo no, hacer algún tipo de ejercicio que haga que el cuerpo esté activo.