Una correcta ortografía demuestra que nos interesa usar adecuadamente nuestra propia lengua, e inevitablemente se vuelve parte de nuestra carta de presentación

Fuente: www.blog.hotmart.com

A todo el mundo se le puede escapar una falta, pero un texto que tiene varias, o muchas, no se disfruta cuando se lee. Recuerda que la ortografía y la gramática existen para que el lenguaje escrito se entienda bien, para no confundir una palabra con otra o para comprender una frase a la primera sin necesidad de leerla varias veces. En un texto sin faltas el lector puede centrarse simplemente en disfrutar la historia.

Estas son las faltas más comunes que se suelen encontrar más asiduamente en la lengua española:

1. Tu-tú, mi-mí, el-él

Tal vez sea este el error más frecuente a la hora de escribir por tratarse de formas que suenan de la misma forma, pero se escriben diferente, se diferencian únicamente por un acento ortográfico, el cual se reconoce cuando están más acentuadas al hablar.

Las acentuadas son pronombres personales, o sea, se refieren a personas o entes personalizados:  (eres tú la persona indicada);  (para mí, el estudio metódico es fundamental); él (espero que él te diga la verdad).

Por otro lado, las palabras no acentuadas son posesivos, tales los casos de mi (mi casa es muy hermosa), tu (tu historia me ha conmovido), o un artículo el (el camión está cargado de arena). La mejor forma de saber la diferencia entre con y sin acento es leer las frases en voz alta.

 

2. ¡La h es muda… pero existe!

Pocos hemos aprendido el significado de las palabras homófonas, aquellas que se pronuncian igual pero tienen diferente significado y se escriben diferente. Algunas de ellas se diferencian por la letra inicial hache.

Se trata de verdaderos quebraderos de cabeza que acarrean una innumerable cantidad de errores gramaticales, pero sin duda no es lo mismo ¡hola! (interjección de saludo) que ola (onda formada en el agua); deshecho (participio del verbo deshacer) que desecho (basura, residuo) y hojear (pasar las hojas de un libro) que ojear (mirar), para poner solo algunos ejemplos.

Recordemos colocar la delante de los diptongos ua, ue, ui, cuando estén al principio de la palabra, como huaino, huerto, huida. Lo mismo sucede con los diptongos en el medio de una palabra (cacahuate), y con las sílabas ie ia (hielan, hierba, hiedra).

 

3. Y los hiatos, ¿llevan o no llevan tilde?

Este es uno de los errores más comunes que cometemos a la hora de escribir, sea con corrector ortográfico o sin él, con mucha práctica o sin ella.

A la secuencia de dos vocales que se pronuncian en sílabas distintas la llamamos hiato. Existe el hiato que requiere obligadamente de una acentuación, y eso tiene lugar cuando se unen una vocal abierta “a – e – o” y una vocal cerrada “i -u”.

Para no equivocarse, también es necesario seguir las reglas básicas de acentuación de palabras agudas, llanas y esdrújulas. Ejemplos: María, maíz, hacía, caída, ataúd.

 

4. Usar la b en lugar de la v

Estamos hablando de un verdadero clásico, incluso porque la propia Real Academia Española define que no hay ninguna diferencia oralmente entre palabras como barco, bolso, ver vida, lo cual puede dar lugar a errores gramaticales.

Cuando nos enseñaron a escribir, solían decirnos con b de burro, v de vaca, b larga o v corta, pero aunque tengamos mil recursos para escribir de manera correcta, a la hora de hacerlo… ¡nos equivocamos!

 

5. Falta del primer signo de interrogación y admiración

La única pista que tenemos en español para reconocer que una frase es una pregunta o una exclamación es el signo de apertura. Claro, también ayudan los acentos en los pronombres. Por ese motivo, tanto los de interrogación (¿?), como los de exclamación (¡!) encierran enunciados.

Es muy común hoy en día desconocer que se tratan de signos dobles, como los paréntesis o los corchetes, quizá como consecuencia del contagio de los mensajes de texto o whatsapp, que contienen tan solo signos de cierre (?!).

¡Recordemos que en el lenguaje literario siempre hay que incluirlo, porque de lo contrario estamos cometiendo un error ortográfico!